La TOP DRIVER CHALLENGE pretende ser una prueba de referencia mundial donde los pilotos no sólo compitan entre ellos, sino también para medir su propia resistencia en una competición inspirada en parte en la triatlón de atletismo. Donde competirán en igualdad de condiciones y la destreza y el factor humano será lo que determinará al campeón. La modalidad de competición es enlazar tres disciplinas de conducción: Asfalto, Tierra y Drift, a lo largo de la primera jornada y de un total de 24 participantes, se clasifican 16 mejores para la gran final, en la segunda jornada se competirá por eliminatoria directa en modalidad de rallycross de dos en dos. El desafío general de los participantes debe ser demostrar quién es el más rápido en las pruebas de velocidad (Asfalto y tierra) y el más espectacular en la disciplina de Drift, tener nervios de acero para los combates de la final y un alto grado de concentración para que las pausas técnicas no afecten a su rendimiento, sólo el más capacitado llegará hasta la gran final y sólo uno se proclamará campeón de la TOP DRIVER CHALLENGE, será el piloto más completo del mundo.